Periodoncia

La periodoncia es una especialidad que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a los tejidos de los dientes y los implantes. Su trabajo es el mantenimiento de la salud, función y estética de los dientes y sus tejidos.

Las enfermedades periodontales son aquellas que se producen por la acumulación de placa bacteriana y sarro en los dientes, en la encía (gingivitis) y por debajo de esta (periodontitis).  

El tratamiento de la gingivitis realiza una limpieza dental para eliminar la placa bacteriana y el sarro. También se explica al paciente la manera de realizar la limpieza diaria para que no vuelva a aparecer. Por otro lado, se recomienda realizar la limpieza bucal anual, porque si no nos cuidamos, es fácil que la gingivitis se convierta en periodontitis.

Esta enfermedad afecta a los dientes con la pérdida del hueso que los soporta y en al final la perdida de los mismos. La causa es la acumulación de placa bacteriana y sarro por debajo de la línea de la encía y la formación de bolsas periodontales. Por lo tanto, puede producir daño a la raíz del diente y la estructura ósea y de tejidos que lo sostiene.

Esta enfermedad está causada por bacterias presentes en la placa bacteriana y puede aumentar por genética de cada paciente. Puede ser por enfermedades adquiridas como la diabetes o hábitos como el tabaco.

Esta enfermedad supone un factor de riesgo para un gran número de enfermedades sistémicas como el infarto agudo de miocardio, diabetes mellitus, artritis reumatoide, etc.

En la fase inicial, el tratamiento es un raspaje o curetaje, con él se elimina la placa bacteriana y el sarro de las bolsas periodontales. Sin embargo, si la enfermedad está avanzada podría ser necesario practicar una cirugía periodontal y utilizar técnicas para regenerar el hueso que se haya perdido.

Tras el tratamiento de las encías es conveniente un mantenimiento sostenido cada 3 ó 6 meses. Hay que se revisar la dentadura diente por diente (periodontograma), evaluar la higiene bucal del paciente y proceder a una limpieza dental.
La mejor forma de prevenir la enfermedad periodontal, y por tanto, la necesidad de una periodoncia es mantener una correcta higiene bucal.  Primero mediante la utilización de un cepillo, hilo dental o cepillos interdentales, y después, un dentífrico adecuado, colutorio y otros productos antisépticos para el control bacteriano.

Pedir cita